La historia de Liberto comienza en Francia en 1975 con la idea de confeccionar una marca de jeans que fuera capaz de reunir y transmitir los tres factores que la harían diferente del resto: diseño, comodidad y calidad. Estos factores siempre han ido ligados al sello de la marca, no sólo por los excelentes materiales utilizados en cada uno de sus artículos, sino también por la cuidadosa selección de fornituras, calidades y detalles, sin olvidar sus emblemáticas etiquetas en cuero o tela para bolsos, marroquinería, bandoleras y mochilas.

El diseño de Liberto, que empezó a fabricarse en España en 1985 bajo el nombre de ‘Buenos Liberto’, se identifica rápidamente con su mítico logo del indio, que es toda una declaración de intenciones y fiel reflejo de su espíritu: libre, fuerte, divertido e irreverente. A través de este diseño, nace nuestro cuarto factor: el carácter.

Liberto revolucionó el mercado español introduciendo novedades como el tratamiento de sus tejidos “stone whased” y se convirtió en una marca de referencia por su “total look”, pasando a convertirse en una marca global.